Compartir

Ciudad de México. El incremento a las tarifas eléctricas industriales difícilmente podrá ser absorbido por las empresas, pues se da en un contexto en el que los costos de los productores que importan componentes se han elevado por la depreciación del tipo de cambio y por el reciente aumento a las gasolinas, por lo que muy probablemente se tendrán que trasladar a los consumidores, estimó el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) José Luis de la Cruz.

En entrevista, el directivo dijo que el anuncio del alza, realizado la tarde de este domingo por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) toma por sorpresa a los empresarios, pues el discurso gubernamental para impulsar la reforma energética aseguraba que habría un descenso en los costos de la energía.

“El entorno general que se había planteado era que existiera una tendencia a la baja en los precios de la energía eléctrica, de los combustibles y el gas y estos incrementos revierten o rompen con esa expectativa del sector empresarial y muestran que en realidad en el corto plazo México va a seguir dependiendo de la volatilidad y fluctuación internacional que exista en materia de energéticos”.

Señaló que la mayor parte de las empresas de la industria no tenía contemplados incrementos en su planeación financiera, por lo que el alza de los costos representará una merma en las utilidades y una menor competitividad.

“Ya en conjunto, viendo lo del aumento de las gasolinas, la depreciación del tipo de cambio y este aumento en los energéticos sí se configura un escenario en donde va a ser difícil poder resistir una absorción de los empresarios. Va a ser complejo que lo pueda absorber la industria”, estimó.

El directivo consideró que todavía falta mucho tiempo para ver que los efectos de la reforma energética realmente se acaben trasladando en costos bajos de los energéticos.

En su anuncio la CFE detalló que durante julio el incremento para el sector industrial será de entre 2 y 5 por ciento después de 18 meses de tarifas a la baja.

El director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, expuso que la tarifa industrial es actualmente menor entre 19 y 30 por ciento, e incluso es sólo 8.0 por ciento más alta que la de Estados Unidos.

“Si valoramos las tarifas industriales de México de los últimos 19 meses y contrastamos entonces la tarifa que teníamos en diciembre de 2014 con la que tenemos ahora en julio de 2016, la tarifa industrial es hoy más barata entre 19 y 30 por ciento”, puntualizó.

El funcionario destacó que en cuanto a la tarifa doméstica de bajo consumo, es 2.0 por ciento menor en el mes actual comparado con diciembre de 2015.

En el marco del informe de avances del convenio de colaboración entre la CFE y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), precisó que en los últimos 18 meses, México registró reducciones consecutivas en la tarifa eléctrica industrial del país, a excepción de este mes de julio que se rompió por primera vez la racha.

Ello implica un alza en las tarifas de energía eléctrica para la industria de entre 2.0 y 5.0 por ciento, resultado del incremento en el precio del combustible para generarlas.

El director de la empresa productiva del Estado destacó a su vez que no hay cambio alguno en cuanto a la tarifa doméstica que consumen 90 por ciento de los usuarios de la Comisión en el país, en un contexto de aumentos en los precios de los combustibles.

(Con información de Notimex)

El incremento que del 2 al 5 por ciento en las tarifas eléctricas impactará de manera directa la operación del sector industrial,situación que junto con la volatilidad cambiaria, difícilmente será absorbida en su totalidad por la planta productiva de las empresas, informó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación(Canacintra).

Enrique Guillen Mondragón, representante de este organismo empresarial, afirmó que la estrategia gubernamental de reducciones mensuales del costo de la energía eléctrica que se aplicó de manera eficiente durante 18 meses permitirá, por el momento, amortiguar los costos de producción, de tal manera que no se afecten precios al consumidor, en lo que sería una inconveniente presión inflacionaria. Aunque comentó que esto no sería viable por mucho tiempo.

“Los industriales de transformación, atentos a los cambiantes entornos económicos globales y nacionales, consideramos que el gobierno Federal y el Banco de México han adoptado medidas preventivas drásticas, pero necesarias, para mantener la estabilidad macroeconómica del país”, destacó Guillen Mondragón.

El dirigente de la Canacintra propuso a las autoridades valorar ajustar las bases del programa de eficiencia energética y sustituir la tasa de interés vigente por una tasa fija que facilite la planeación financiera a las industrias que están en este esquema.

Precisó que el reto y la oportunidad inmediata de los industriales de transformación es generar energía eléctrica para sus empresas con un menor costo y, en ese sentido, las de carácter renovable se presentan como la mejor opción.

“Debemos incrementar a la brevedad nuestra generación de energías limpias, más baratas, para uso industrial y, por supuesto, dar con ello pasos firmes en el camino de la sustentabilidad y capacidad competitiva, para apoyar el desarrollo de México, con el cual tenemos un indeclinable compromiso”, enfatizó.

Por su parte,  la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), aseveró que el impacto de la depreciación del peso, el ajuste a las gasolinas, el diésel y la energía eléctrica, aumentan la presión sobre las empresas y reducen el margen de maniobra disponible para evitar el traslado a los precios al consumido.

El organismo a cargo de Manuel Herrera Vega, reconoció que el efecto combinado del tipo de cambio y los energéticos sobre la operación de las empresas, difícilmente será absorbido en su totalidad por la planta productiva.

“Entendemos que las finanzas de la Comisión Federal de Electricidad han sido afectadas por aumento en los costos para generar electricidad; reconocemos también el esfuerzo realizado para mantener sin cambios sus tarifas, del mismo modo que la mayor parte de las empresas ha conservado sin ajustes sus precios finales. Sin embargo, parte de este aumento en costos es resultado en el cambio en la metodología de cálculo del precio del gas natural que la Concamin cuestionó a la Comisión Reguladora de Energía, desde marzo pasado, y del que no hemos recibido respuesta.

Enfatizó que de corregirse el doble cobro de transporte en el gas natural que se retiene actualmente, las tarifas eléctricas bajarían 10 por ciento.

“Proponemos que las autoridades revisen el doble cargo en el transporte del gas natural que se está cobrando desde marzo pasado, así como que consideren un ajuste en las Bases del Programa de Eficiencia Energética, a fin de sustituir la tasa de interés vigente TIIE+ 5, por una tasa que facilite la planeación financiera de las empresas que se acojan a los beneficios de dicho programa, especialmente ahora que ha comenzado el ciclo alcista de las tasas de interés”, resaltó.

La Concamin detalló que los empresarios industriales realizan un trabajo importante para evitar una escalada de precios, “ofrecemos nuestro mayor esfuerzo a favor de aquellas acciones que contribuyan eficazmente a la reducción del impacto asociado al aumento en las tarifas de los energéticos”.

 Fuente:
elfinanciero.com
vanguardia.com.mx
aristeguinoticias.com

No hay comentarios

Dejar una respuesta